29.11.10

Steve Jobs en Stanford. 2005.

El fundador de Apple, Steve Jobs, fue invitado a la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford. Aquella fue, según sus palabras, la ocasión en la que más cerca había estado de una graduación.

No son sus palabras las de un empresario ávido de éxito, de ambición. Son las de alguien que ha sabido mirar a la vida directamente a los ojos.

"La muerte es el mejor invento de la vida."


"Tu tiempo está limitado, no lo desperdicies viviendo la vida de otros."

"Sigue hambriento. Sigue alocado."


17.11.10

Antonio Garrigues Walker

En la contraportada de La Vanguardia del 21 de octubre de 2010 Lluis Amiguet entrevistaba a Antonio Garrigues Walker. Me ha gustado la franqueza con la que se ha desarrollado. Se puede estar de acuerdo con él o no, pero no creo que nadie pueda negar que es todo un caballero.

Lo que más me ha llamado la atención ha sido el hecho de ver tantas coincidencias entre alguien de su edad, de su posición y de su influencia, conmigo, aparentemente opuesto.

13.11.10

Mercè Marçal entre narcóticos.

Un buen y reciente amigo me ha recordado que la poesía gusta del silencio de la madrugada, de los caminos abandonados por los contrabandistas, o del olor azulado de la trastienda de una farmacia en guardia.

No frecuenta la estridencia de los teléfonos móviles, ni recala entre los bocinazos de los automóviles.

Yo, al menos, para leer según qué versos que leo, debo dirigirme hacia alguna soledad cercana; a ser posible oscura. Y así, con el pudor de quien se masturba a escondidas, leo y releo cada palabra. Suelo mover los labios, como los movía mi abuela al regañar a su esposo muerto.

Por eso retomo un poema que ya publiqué hace un tiempo. Para enmarañarme por entre las sílabas, con la certeza de acompañar a Jordi T. en su vigilia.

Cançó del bes sense port

L'aigua roba gessamins
al cor de la nit morena.
Blanca bugada de sal
pels alts terrats de la pena.
Tu i jo i un bes sense port
com una trena negra.

Tu i jo i un bes sense port
en vaixell sense bandera.
El corb, al fons de l'avenc,
gavines a l'escullera.
Carbó d'amor dins dels ulls
com una trena negra.

Carbó d'amor dins dels ulls
i els ulls dins de la tristesa.
La tristesa dins la mar,
la mar dins la lluna cega.
I la lluna al grat al vent
com una trena negra.

(Mercè Marçal)

Canción del beso sin puerto

El agua roba jazmines
al corazón de la noche morena.
Blanca colada de sal
por las altas azoteas de la pena.
Tú y yo y un beso sin puerto
como una trenza negra.

Tú y yo y un beso sin puerto
en un barco sin bandera.
El cuervo en el fondo de la sima,
gaviotas en la escollera.
Carbón de amor dentro de los ojos,
como una trenza negra.

Carbón de amor dentro de los ojos
y los ojos dentro de la tristeza.
La tristeza dentro de la mar,
la mar dentro de la luna ciega.
Y la luna al capricho del viento,
como una trenza negra.



9.11.10

El templo romano de Vic. Un palimpsesto arquitectónico.


A la Historia le gustan los juegos. El escondite, la gallinita ciega ...




 Palimpsesto: 



         (Del lat. palimpsestus, y Este del gr. παλίμψηστος).

         1. m. Manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior borrada artificialmente. 
         2. m.Tablilla antigua en que se podía borrar lo escrito para volver a escribir .











Real Academia Española © Todos los Derechos Reservados





Templo romano de Vic


Historia

El edificio se contruyó a principios del siglo II, época dorada del Imperio romano. Los templos eran una pieza básica de toda ciudad romana, aún así, se desconocía el paradero de éste en concreto hasta la tardía fecha de 1882. En el siglo XI, el templo fue cubierto literalmente por la estructura del Castillo de los Montcada, más tarde se convirtió en la residencia de los Veguers y finalmente, en la prisión de Vic. No fue hasta 1882, durante los procedimientos de derribo del viejo castillo, cuando los obreros avistaron con asombro un capitel corintio.

Arquitectura

A pesar de las múltiples utilidades que tuvo el lugar, el estado del templo es sobresaliente. El pórtico columnado se eleva sobre el podio, donde se accede por una escalinata frontal. Las columnas son lisas, con los capiteles y el entablamento corintios coronando la cella. El edificio es una reconstrucción historicista del siglo XIX, idealizada en el modelo de los dos unicos restos que quedaban del original: un capitel corintio y un fuste de columna, así como las paredes de la cella que sobrevivieron formando parte del antiguo palacio de los Moncada.