23.5.07

Resfriado.

Apareces de improviso arruinando
mi paso, mi visión, mi aliento.
Te instalas.
Como un invitado inoportuno, te instalas,
hurgas por los estantes,
remueves mis escritos
y desordenas las sábanas.

Sólo quedan los pañuelos,
como zarzas que mueve el aire,
en silencio por el suelo.

16 Experimentos:

Antígona dijo...

Tienes pagado un paquete de pañuelos. En París, si hace falta, que seguro que allí los resfriados son menos ;-)

UMA dijo...

Relaciono los resfriados ìntimamente con la falta de caricias, no me preguntes por què, pero estoy convencida:)
Un abrazo.

Alice ya no vive aquí dijo...

Yo ando cruzando los dedos porque no se instale en mi cuerpo, que suele ser un invitado pertinaz y molesto ;-)

Simplemente Olimpia. dijo...

El frio puede instaurarse allá donde creimos abrigo.

Qué te mejores!

Buena similitud, y mejor analogía.

Olimpia.

peregrina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lua dijo...

Yo siempre me dejo las puertas abiertas, entre las costillas o en la espalda, y se cuela, y se instala en todos los rincones...

(y encima se me escapa el gato xD)

Me gustó tu blog, besitos :)

hera dijo...

Es la primera vez que leo una oda al resfriado....casi erótica:-)
un saludo

Carz dijo...

Los invitados acaban marchándose.
Mi cura preferida para un resfriado es guardar cama y soñar aprovechando la fiebre.

Que te mejores (si es que estás resfriado)

Hipatia de Alejandría dijo...

¡Guauu!! Joan, qué maravilla de poema. No sabes cómo te envidio.
Me encantaría poder hacer esa sítesis con la palabras, y además con esa belleza. Dan ganas de pillarse un resfriado de lo bonito que suena. Mil gracias.
Un beso desde el púlsar

Tristancio dijo...

Vaya!!!
No había reparado cuánto se parece el resfrío al desamor...

Saludos, con blancos pañuelos al viento.-

quantum dijo...

De alguna forma ese resfriado tuyo me sugiere un perturbador encuentro amoroso..serán rarezas mías.
Te felicito (no por tu resfriado, sí por tus versos)

Leuma dijo...

Cómo los pañuelos de papel han reemplazado a los de tela no puedo ofrecerte el mio para que te suenes, pero lo haría con gusto por leerte otros versos.

ybris dijo...

Los resfriados imponen un desorden humillante.
Y uno se siente como el escenario desolado en que el viento arrastra los pañuelos como bolas de zarzas por las películas del oeste.

Curiosa imagen.
Un abrazo.

Helena dijo...

Dos cosas me llaman la atención de los resfriados. Una de ellas es el empeño de la gente por medicarse, o porque vayas al médico. La otra es más poderosa: ¿qué has hecho para resfriarte?
Prefiero pensar que fue algo arriesgado y que merecía la pena. Esperar a alguien en una esquina cuando vas justo de ropa no me parece nada romántico (¿o sí?)

Anónimo dijo...

A part del poema (que el trobo original i afectiu, dels que a mi m'agraden) estic al.lucinat pels esperiments. Molts i bonics!. I ... molt íntims. M'has fet venir ganes d'escriure uns versos sobre l'Alèrgia, una companya que no m'abandona ni m'oblida ni un sol matí. Hi penso incloure, si me'n recordo, un rèquiem als milers de mocadors ultratjats.
JR

botas de agua dijo...

Brutal. Poema del resfriado. Lo guardo en mi colección. Aunque te diré que, como soy gran amante de las adivinanzas, hubiera preferido que la palabra delatora estuviera al final... pero eso ya son manías mías que sólo quería compartir. Me encantó. Saludos y gracias por tu ayuda.

Publicar un comentario en la entrada